Manuel Marcos Sánchez hizo un recorrido en su pregón por la historia de la Virgen de la Salud y de los patronos de Archena

archenaarchena La alcaldesa de Archena, Patricia Fernández, consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Violante Tomás, y consejero de Hacienda, Andrés Carrillo, asistieron ayer noche a la misa y al pregón conmemorativo a Ntra. Sra. la Virgen de la Salud, Patrona de Archena, a cargo del secretario general de la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades, Manuel Marcos Sánchez y ex alcalde de Archena, que se celebró en las puertas del santuario patronal, en el Balneario de Archena.

El pregón fue un recorrido por la historia de la Virgen de la Salud y de los patronos de Archena, utilizando textos religiosos y poesías relacionadas con Archena, realizado desde tres sentimientos: fe en Dios, devoción a la Virgen y enorme cariño a Archena.  Manuel Marcos Sánchez expresó vivencias personales, tomando como modelo la imagen de la Virgen de la Salud, patrona de Archena desde 1939.

También asistieron al pregón, Concejales del Equipo de Gobierno, del resto de la Corporación, responsables del establecimiento termal y otros mandatarios regionales.

Según dijo en su intervención Sánchez, "para que la devoción que tenemos a María sea auténtica, tenemos que imitarla. María encarna actitudes muy actuales y muy necesarias en nuestra sociedad secularizada y tecnificada: la piedad y caridad para acompañar, la presencia discreta, la sensibilidad, dulzura y ternura ante quien sufre, la valoración positiva de las cosas pequeñas y del gesto diario, la humildad y modestia, la esperanza, la fe y entrega confiada a Dios. Urge que vivamos cada uno todas esas cualidades tan maravillosas. Imitemos a María".

En las reflexiones vitales que transmitió a los archeneros declaró que "queremos mucho a nuestro pueblo. Trabajemos para que sea un pueblo que mire al futuro pero sin ignorar nuestras raíces, que debemos transmitir a nuestros descendientes. Defendamos también nuestras creencias y tradiciones y, entre ellas, la más importante, nuestra fe y religiosidad. Es muy importante que lo hagamos porque estamos en un tiempo muy difícil para la fe católica. Tenemos que conseguir que se nos enmudezca el habla y que se nos erice la piel al ver a nuestra patrona por las calles de Archena a finales de este mes, haciendo un año más historia, como la hicieron todos aquellos que nos precedieron en esta devoción".